Lazos chumbivilcanos

fotochumbivilcas-martin

Martín Huamaní es un artesano Chumbivilcano que conserva las tradiciones del qorilazo a través de la elaboración de lazos y otros accesorios hechos a base de cuero de ganado, estilo característico de la provincia de Chumbivilcas.

El lazo, más que un accesorio es una herramienta que sirve para dominar toros bravos y potros salvajes. Con el tiempo se ha convertido en un accesorio que identifica a todo poblador chumbivilcano como qorilazo (lazo de oro) por su habilidad para lazar toros y potros en su estado más salvaje. El qorilazo, es aquel chumbivilcano aguerrido que supo domar las duras condiciones del ande, con un lazo cruzado en hombros.

A sus 50 años Martín Huamaní Salcedo poblador de la comunidad de Chicre Bajo del distrito de Chamaca, provincia de Chumbivilcas, es un artesano que heredó de sus padres la habilidad para trenzar el cuero procesado del ganado, entrelazando el pasado con el presente, para continuar con la tradición que caracteriza al qorilazo chumbivilcano.

En la actualidad, Martín elabora más de 21 variedades de productos hechos del cuero de ganado, aplicando diferentes tipos de trenzado, “realizo lazos, riendas (correas que sirven para guiar a los caballos), reatas (cuerda que sirve para sujetar la carga en las acémilas) de puro cuero de ganado; el trenzado es diferente para cada artículo. También elaboro cantinfloras de los cuernos y la patas del ganado”, comenta Martín, mientras nos cuenta que las chapas (accesorios metálicos) son elaboradas artesanalmente, lo que hace que sus trabajos sean únicos.

Martín, además de lazos también elabora jaquimones, bozales, fuetes, chicotes, maniotas, liwis, warak’as, traba de gallo, maniota chapeado y otros artículos, con los que ha ganado premios en diferentes ferias agropecuarias de la provincia. “Yo nací para ser artesano, y ahora triunfo en diferentes ferias de la región con los lazos que elaboro”, señala orgulloso y confiesa que lo único que lo impulsa a seguir trenzando sus lazos es mantener viva esta tradición. Con mucha tristeza el artesano nos cuenta que ninguno de sus hijos se ha interesado por este arte ancestral.

El artesano nos cuenta que los lazos más resistentes se elaboran del cuero de los toros de color: meseto (color amarillo de la sierra) y q’osñi (del quechua color humo o gris),  mientras que los de color blanco y castaño solo sirven para la elaboración de adornos, “los de color blanco no tienen buena resistencia, no sirven para lazar porque se rompen”.

Martín Huamaní elabora lazos y otros accesorios a base de cuero en su taller “Virgen del Carmen” ubicado en la capital de la provincia de Chumbivilcas, Santo Tomás, en la vía que sale hacia el distrito de Collquemarca. Para realizar pedidos pueden comunicarse al teléfono 950732794, donde Martin los atenderá con la amabilidad que caracteriza a todo qorilazo.

Recuperando nuestro tejido tradicional Chumbivilcano

La hermana, Ayde Peralta, es una tejedora chumbivilcana que recupera la práctica ancestral del hilado, teñido y tejido en los trajes típicos del Qorilazo.

Follow @Yo_chumbivilcas

Nuestra provincia de Chumbivilcas no solo se destaca por la ganadería sino también por la alta calidad de sus tejidos elaborados a mano. En la antigüedad, la bayeta (tela de lana de oveja) fue la materia prima para la confección de prendas. Sin embargo, hoy muchas veces para fabricar los trajes chumbivilcanos se utilizan telas sintéticas que son importadas de otros países.

En cambio, nuestra hermana Ayde, artesana de la comunidad de Q’ellomarca ubicada en el  distrito de Chamaca, con la finalidad de recuperar y revalidar el tejido ancestral, viene revalorando el hermoso tejido chumbivilcano mediante el uso de insumos naturales para el teñido y el uso de técnicas ancestrales para el tejido.

Ayde, posee una habilidad natural para convertir la fibra de la oveja en finos hilos que posteriormente se transformarán en hermosas  chalinas y ponchos que caracterizan a nuestro Qorilazo.

recuperando-el-tejido-tradicional-chumbivilcano-cusco-chumbivilcas-qorilazo-hudbay-peru-3

Todas las prendas que elabora Ayde están hechas con insumos naturales, los más de 100 colores con que pinta los hilos de lana son la combinación de flores, hojas y tierra, que con habilidad logra impregnarlas en sus telas. “Yo tiño con la flores, Q’era, Ch’illca, maych’a, mula kisa (plantas originarias Recuperando el tejido tradicional Chumbivilcano de la sierra), cochinilla, eucalipto, marcko y salvia, utilizo la ccollpa (tierra salada que contiene minerales) para que se impregne mejor. También se utiliza la qechincha (hollín) y el rumiunko (planta que crece entre las rocas)”, comenta Ayde, mientras continua tejiendo una chalina.

“A la gente le gusta los tejidos que están hechos con insumos naturales. La ropa teñida con plantas nos protegen de las enfermedades y además, las prendas adquieren un aroma agradable”, dice Ayde, quien nos cuenta que ella no trabaja con insumos químicos porque en el proceso de elaboración éstos se introducen en el organismo y pueden producir enfermedades.

recuperando-el-tejido-tradicional-chumbivilcano-cusco-chumbivilcas-qorilazo-hudbay-peru-2

Todo lo que produce Ayde se puede encontrar en todas las ferias distritales de la provincia de Chumbivilcas donde ofrece los chalinas, ch’uspas (bolsos), frazadas, lliqllas (mantas), ponchos, ch’ullos (gorros) y todo tipo de tejidos. En la feria uno de sus ponchos por la dificultad para su elaboración llega a costar entre 400 y 1,500 soles, las frazadas cuestan entre 200 y 300 soles, mientras que los chumpis y chalinas cuestan entre los 20 y 200 soles, pero también se  pueden encontrar otros accesorios desde los 5 soles.

Con la venta de sus productos, Ayde Peralta aporta en la economía familiar. “Con esto educo a mis hijos y aporto en la casa”, menciona Ayde, quien oferta sus trabajos solo en las ferias agropecuarias que se realizan en la provincia de Chumbivilcas.

Alex Toledo, hermano ganadero Uchucarqueño

“Desde muy pequeño aprendí el valor de cuidar a los ganados. Es un trabajo fascinante, que tiene muchos sacrificios e implica dedicación.”

Follow @Yo_chumbivilcas

El hermano, Alex Toledo (38 años), nacido en la comunidad de Uchucarcco, del distrito de Chamaca, dueño de la ganadería ”Vallecito”, debido a su esfuerzo y al apoyo de diversos aliados estratégicos, es en la actualidad uno de los mejores ganaderos de la zona y de la provincia de Chumbivilcas.

chumbivilcas_lacetos

Alex Toledo junto a su queridisima vaca Vikins en las instalaciones de la Ganadería Vallecito

Nuestro hermano Qorilazo ha dedicado más de 14 años de su vida a la actividad ganadera, y ha logrado obtener diversos premios en ferias locales, regionales y nacionales, gracias a la calidad de sus ganados. En el Festival de Ganado Lechero de Uchucarcco se posicionó en el 1° puesto, sorprendiendo al jurado internacional por la conformación fenotípica de sus ganados en un 80%.

En el camino hacia su éxito ganadero, Alex Toledo recibió el apoyo de la empresa minera Hudbay Perú, que a través del Instituto de Desarrollo Sostenible (IDS) trabajó el proyecto de Sanidad Animal, donde los pobladores recibieron asistencia técnica domiciliaria y capacitaciones para la mejora de sus ganados. “Hudbay impulso la ganadería, a través del IDS, que trajo pajillas importadas y permitió mejorar los animales. Nos apoyó con semillas de avena, con pastos que permitió cambiar la imagen de la comunidad”, agregó.

img_1291

Con el objetivo de mejorar la calidad de sus ganados y la producción lechera, Alex viene trabajando en la mejora genética de sus ganados, que le permitirá cumplir la meta de obtener  40 litros de leche por día, y seguir fortaleciendo la ganadería en la comunidad de Uchucarcco.

El propietario de la ganadería “Vallecito”, ofrece al público la venta de terneros raza Brown Swiss, registrados y adaptados a más de 3080 m.s.n.m. Además brinda asesoramiento en campo para la crianza de ganados vacunos, producción de queso y de derivados lácteos. Si usted desea contactarlo puede comunicarse a los teléfonos 966574655 o al 940856894, quien los atenderá gustoso.

Reciprocidad andina: Pago a la Tierra

Con la invocación de ayuda y permiso a los Apus tutelares, se inicia la ceremonia del tradicional “Pago a la Pachamama”, muestra de agradecimiento a la tierra por los alimentos, producción, salud y  bienestar.

Chumbivilcas, tierra de qorilazos, es una zona donde el “Pago a la Pachamama”, es una costumbre que aún se encuentra presente y enraizada desde tiempos inmemoriales. Los antiguos habitantes andinos desarrollaron este vínculo estrecho lleno de respeto, temor y adoración a la Pachamama o madre tierra, ya que ella es fuente de vida y proveedora de todo lo que habita encima de la tierra.

El “Pago a la Pachamama”, se inicia el primer día del mes de agosto y continúa durante todo el mes. Algunos hermanos chumbivilcano safirman que en esta época del año, la Madre Tierra está sedienta y hambrienta, y es necesario satisfacerla, nutrirla, ofreciéndole los mejores alimentos para darle fuerza y energía.

Las familias, comunidades y diferentes distritos de nuestra tierra brava, con mucha fe demuestran su agradecimiento por todo lo dado por la pacha. “En casa, a través del ritual, siempre agradezco a la tierra por todo lo que me ha dado, se hace con tanta fe y tanta energía que se siente”, menciona el artista Lucio Vita Gutiérrez.

La ceremonia es realizada por un Paqo, persona que posee dones de comunicarse con el mundo de los espíritus y la pacha. Él ofrece el “despacho” (ofrenda), que se realiza encima de una Lliclla (mantilla tradicional), donde se ofrece hojas de coca, que son mediadoras entre la naturaleza y lo humano, variedad de semillas de cereales, plata no trabajada, sullus (fetos de llamas u ovejas), chicha, vino, grasa de animales, dulces, claveles rojos y blancos, piedras de especial significado e imágenes del santoral católico.

pago-tierra-1

De igual modo el Paqo invoca a los espíritus del Hanan Pacha (mundo de arriba), del Kay Pacha (este mundo) y el Ukhu Pacha (mundo de abajo), que están representados en la ofrenda. El “Pago a la Pachamama” culmina con la quema ritual de las ofrendas, para que retornen al lugar de donde vienen, las cenizas son enterradas en la tierra y de esa manera se da fin a la ofrenda.

Algunos dicen que si las cenizas son negras significa que la ofrenda no fue del agrado de la Madre Tierra y si salen blancas significa que la madre tierra las recibió con agradecimiento y habrá prosperidad.

En el mundo andino todo lo que existe tiene vida, no solo el hombre, animales, plantas sino también las piedras, los ríos, los cerros y todo lo demás, y al igual que las personas, ellos comen, duermen, danzan, cantan y viven en plenitud, por eso es importante respetarlos y considerarlos como tal.

También puedes ver: Deliciosos quesos de Chumbivilcas se degustaron en el Congreso de relaciones Comunitarias

Festival folcklórico Waqrawiri 2016

Pequeños y grandes qorilazos demostraron el amor a nuestra tierra y el respeto a sus tradiciones a través de manifestaciones artísticas en el festival regional Waqrawiri.

Con el objetivo de promover y rescatar la cultura ancestral  de nuestro distrito de Chamaca, se realizó el 29 de mayo la IV edición del Festival Folklórico Regional Waqrawiri 2016, el cual tomó como escenario la explanada del sitio arqueológico de Waqrawiri, ubicado en la comunidad de Quellomarca.

Dicho festival folklórico de renombre regional contó con la participación de estudiantes de diversas instituciones educativas del nivel inicial, primario, secundario del distrito de Chamaca, así como de estudiantes de institutos superiores y distintas delegaciones de la región de Cusco, los cuales mostraron su talento artístico cultural.

waqrawiri-chumbivilcas

Desde muy tempranas horas, las delegaciones se hicieron presentes practicando las danzas costumbristas de la tierra brava, junto a sus docentes y familiares; quienes emocionados y orgullosos por nuestro legado cultural, no dudaron en dar manifestaciones de alegría y demostrar el amor a su tierra.

Nuestras mujeres llegaron con sus coloridos trajes típicos, mientras que los hombres se hicieron presentes con su traje majestuoso de qorilazo, demostrando su valentía al danzar y su destreza. Los danzarines entusiastas mostraron sus habilidades con el lazo, que caracteriza a todo buen qorilazo.

waqrawiri-chumbivilcas-2

Cabe indicar que el festival regional de Waqrawiri inició en el año 2013 y en la actualidad se ha convertido en una festividad grande a nivel de toda la provincia de Chumbivilcas. Para esta edición del festival regional Waqrawiri, se contó con jurados de renombre, quienes estuvieron vigilantes a las destrezas de los danzantes.

Al término del concurso salieron ganadores en primer lugar la I.E. Mixta de Santo Tomás con la danza “Coraje de Qorilazo” y en segundo lugar la Institución Educativa Héctor Tejada de Espinar con la danza “Wiqchustin”, quienes recibieron el reconocimiento del público y premios por parte de la Municipalidad Distrital de Chamaca.

También puedes ver: Sumaq Kausay, empredimiento de mujeres chumbivilcanas

 

 

Día Mundial del Folclore

El folclore es la expresión auténtica de un pueblo que abarca sus tradiciones, leyendas, costumbres, música, danzas, etc. Precisamente estas peculiaridades distinguen una cultura de otra y son transmitidas de generación en generación.

El Perú desarrolla una serie de manifestaciones culturales con diferentes costumbres y tradiciones que persisten con el correr de los años. Podemos encontrar manifestaciones de folclore en muchos espacios del país, con bailes que manifiestan la alegría de un pueblo en celebraciones patronales o costumbristas de una región.

En Chumbivilcas, una tradición con la que se identifica todo el pueblo es el  Takanakuy. A veces las personas creen que el Takanakuy es salvaje, pero es la forma de resolver los problemas, con coraje.  La navidad en Chumbivilcas no se se celebra con chocolate y regalos, sino con canto, danza, baile y pelea. Y eso es parte del folclore chumbivilcano.

takanakuy-chumbivilcas-cusco-cnn

Takanakuy: el club de la pelea

También está la música tradicional de Chumbivilcas, parte importante de la vida de cada habitante de la provincia, y el que menos puede tocar un instrumento. Uno de los más prominentes y queridos conjuntos de esta tradición musical es el Conjunto Pancho Gómez Negrón, quienes empezaron a grabar sus composiciones en 1972 y hasta el día de hoy continúan interpretándolas a todo público.

Grupo-Musical-Pancho-Gomez-Negron-Santo-Tomas-Hudbay

Pancho Gomez Negro, tradicional grupo chumbivilcano

Están también las peleas de gallo, las corridas de toro, la doma de caballos salvajes entre otras tantas tradiciones que enriquecen y hacen única a la cultura chumbivilcana. Justamente aquí nace la figura del emblemático “Qorilazo”, el domador de caballos y toros bravos, símbolo de la valentía y el coraje peruano.

En la actualidad, los chumbivilcanos influenciados con la modernidad buscan cada vez más superarse, capacitarse y llevar una mejor calidad de vida para sus niños. Sin embargo, que Chumbivilcas siga el camino del progreso, no significa que deba perder sus tradiciones. Todo pueblo tiene sus tradiciones, pero no como la chumbivilcana.

Ser chumibivilcano es una religión. El canto de la huaylía esta penetrado en cada persona y corre por sus venas. Tradición y desarrollo no deben ser incompatibles. ¡Que  viva el progreso! Y ¡Que viva el folclore chumbivilcano!

 

¡Chumbivilcas de aniversario!

Chumbivilcas de fiesta. Se celebró los 190 años de creación política de la provincia. La actividad más esperada fue la tradicional corrida de toros.

Junio es un mes especial para Chumbivilcas, es la fecha en donde se revaloran y fortalecen las manifestaciones culturales de la provincia, demostrando el orgullo de la tierra brava de los qorilazos.

aniversario-chumbivilcas-2

El 21 de junio se celebró los 190 años de la creación política de la provincia y se realizaron diversas actividades tradicionales como la corrida de toros, concurso de danzas, doma de potros, pasacalles, desfiles, entre otros.

La actividad más esperada fue la tradicional corrida de toros, acto en donde el qorilazo demuestra valentía y destreza al enfrentarse a un animal embravecido. ¡Vivan los qorilazos!

aniversario-chumbivilcas-3

 

Puedes ver más: Centro de acopio de fibra de alpaca en Chumbivilcas

Diario La República rinde homenaje a Chumbivilcas

Amigos, aquí les traemos un artículo escrito por Diario La República sobre nuestra emocionante Tierra Brava, además hace mención a nuestro hermoso libro traído gracias a Hudbay. Encuentre su versión descargable en http://www.lazosdeoro.pe.

(La República) La escritura y la imagen se han entrelazado. El viajero y cronista Rafo León y el reconocido fotógrafo, también viajante,  Sergio Urday, acaban de publicar el hermoso libro: Chumbivilcas. Lazos de oro (editado por Hubday Perú), una especie de biografía sobre este mítico y bravo pueblo altoandino, que está ubicado al sur del Cusco.

Tratándose de Rafo León, naturalmente estamos hablando de un libro de viaje. Sí, porque más allá de lo que hay de investigado en esta publicación –prueba de ello es  la copiosa información que expone, la bibliografía y citas a pie de página–, en su cerca de 300 páginas lo que deja respirar es un “tiempo de viaje”. No tendría el frescor, el asombro, el guiño de aventura y datos cotidianos que el lector halla en sus páginas si es que los autores no hubieran caminado a pie la geografía y la historia de este pueblo cusqueño.

No es el típico libro de turismo, que buscan apoyarse en las fotografías. Esta obra está insuflada de historia, de dato antropológico, de curiosidades y también de tradiciones y todo escrito con un lenguaje sencillo, casi visual que lo hace ameno e interesante.

Si bien remonta la historia del pueblo hasta nuestros días, se detiene en costumbres y personajes que le han dado singularidad. Ese es el caso de exponer, por ejemplo, sobre el “Qorilazo” (“qori” en quechua, oro, es decir, “lazo de oro”), nombre con el que se conoce a los diestros  jinetes del lazos.  Refiere las dos versiones  del origen de esta expresión,  “qorilzao”, que se remiten a  remotas leyendas de atrapar un toro (de oro).

Asimismo, abunda con información e imágenes sobre el “takanakuy”, el reto a golpe con los que los qorilzos –y también mujeres–, luchan cuerpo a cuerpo en público. Este “festival” de peleas comienza el 22  de diciembre  por la Navidad.

Otra tradición es la de Toqto, un pueblo en donde cada año, a manera de rito, hay una batalla campal entre caneños y chumbivilcanos en nombre de una rivalidad que les viene desde el pasado.

Esos temas como subrayados, pero este libro, amigo lector, tiene la virtud de mirar el presente y el pasado con la misma fascinación.

Fuente: Diario La República, 21 de diciembre de 2014