Lazos chumbivilcanos

fotochumbivilcas-martin

Martín Huamaní es un artesano Chumbivilcano que conserva las tradiciones del qorilazo a través de la elaboración de lazos y otros accesorios hechos a base de cuero de ganado, estilo característico de la provincia de Chumbivilcas.

El lazo, más que un accesorio es una herramienta que sirve para dominar toros bravos y potros salvajes. Con el tiempo se ha convertido en un accesorio que identifica a todo poblador chumbivilcano como qorilazo (lazo de oro) por su habilidad para lazar toros y potros en su estado más salvaje. El qorilazo, es aquel chumbivilcano aguerrido que supo domar las duras condiciones del ande, con un lazo cruzado en hombros.

A sus 50 años Martín Huamaní Salcedo poblador de la comunidad de Chicre Bajo del distrito de Chamaca, provincia de Chumbivilcas, es un artesano que heredó de sus padres la habilidad para trenzar el cuero procesado del ganado, entrelazando el pasado con el presente, para continuar con la tradición que caracteriza al qorilazo chumbivilcano.

En la actualidad, Martín elabora más de 21 variedades de productos hechos del cuero de ganado, aplicando diferentes tipos de trenzado, “realizo lazos, riendas (correas que sirven para guiar a los caballos), reatas (cuerda que sirve para sujetar la carga en las acémilas) de puro cuero de ganado; el trenzado es diferente para cada artículo. También elaboro cantinfloras de los cuernos y la patas del ganado”, comenta Martín, mientras nos cuenta que las chapas (accesorios metálicos) son elaboradas artesanalmente, lo que hace que sus trabajos sean únicos.

Martín, además de lazos también elabora jaquimones, bozales, fuetes, chicotes, maniotas, liwis, warak’as, traba de gallo, maniota chapeado y otros artículos, con los que ha ganado premios en diferentes ferias agropecuarias de la provincia. “Yo nací para ser artesano, y ahora triunfo en diferentes ferias de la región con los lazos que elaboro”, señala orgulloso y confiesa que lo único que lo impulsa a seguir trenzando sus lazos es mantener viva esta tradición. Con mucha tristeza el artesano nos cuenta que ninguno de sus hijos se ha interesado por este arte ancestral.

El artesano nos cuenta que los lazos más resistentes se elaboran del cuero de los toros de color: meseto (color amarillo de la sierra) y q’osñi (del quechua color humo o gris),  mientras que los de color blanco y castaño solo sirven para la elaboración de adornos, “los de color blanco no tienen buena resistencia, no sirven para lazar porque se rompen”.

Martín Huamaní elabora lazos y otros accesorios a base de cuero en su taller “Virgen del Carmen” ubicado en la capital de la provincia de Chumbivilcas, Santo Tomás, en la vía que sale hacia el distrito de Collquemarca. Para realizar pedidos pueden comunicarse al teléfono 950732794, donde Martin los atenderá con la amabilidad que caracteriza a todo qorilazo.

Atleta cusqueña Eliona Delgado se graduó en la UNSAAC como contadora

Eliona Delgado. Foto: Correo.

Eliona Delgado. Foto: Correo.

La fondista nacional recibió el título profesional en el Salón de Grados de La Facultad de Ciencias Contables de la Universidad San Antonio Abad. Sus logros como atleta y estudiante son un ejemplo para su ciudad y para la comunidad de jóvenes deportistas que la siguen.

Con solo 25 años, la deportista Eliona Delgado Castro obtuvo el título profesional de Contadora Pública por parte de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco (UNSAAC) demostrando que un atleta brilla en las aulas tanto como en las pistas de carrera.

Natural de provincias altas, vive hace más de 7 años el Centro de Alto Rendimiento “CAR – Cusco”, una residencia especial para jóvenes con un alto rendimiento deportivo.

Delgado Castro mantiene un régimen disciplinario y viaja mucho debido a las competencias regionales e internacionales en las que participa representando al Perú.

La historia de Eliona sirve de modelo para los atletas que deseen llevar una carrera en paralelo a su vida en el mundo deportivo. Ella asegura que buscará abrirse camino y ser de las mejores en su profesión sin descuidar sus entrenamientos y su amor por el deporte.