Carnaval chumbivilcano, celebrando nuestra identidad

Una tradición que ha trascendido en el tiempo, una fecha en donde se agradece a la “Pachamama” por todo lo ofrecido hasta el momento. 

Una de las tradiciones más populares y alegres de nuestro país son los carnavales, esta costumbre se entremezcla con las vivencias del mundo andino y sus profundas tradiciones. El carnaval es una fiesta, en la que se unen, lo natural y sobrenatural, lo religioso con lo terrenal, lo cósmico con lo mágico, adquiriendo en cada uno de los pueblos diferente expresión y color.

Después de un largo recorrido por carretera, cruzando riachuelos y siempre acompañado por paisajes que dejan sin respiración a cualquiera, llegamos al distrito de Chamaca en la provincia de Chumbivilcas, donde se realiza uno de los eventos más vistosos y alegres del mes de febrero. A solo ingresar a la población, se oye a lo lejos el cantar en quechua de un grupo de personas, es el “Qashway” (decir las cosas cantando), donde cuentan sus vivencias en el campo junto a sus animales, estos cánticos están dedicados a sus animales y al enamoramiento.

carnaval-chumbivilcano

Este mes es importante para el mundo andino, es momento de agradecer por el ganado, es cuando nacen las crías y se realiza la “t’inka” (ceremonia para los rebaños de ganado). Tradicionalmente, esta actividad se desarrolla en los lugares donde los animales pastan, pero hoy, por carnavales se realizará en la plaza de armas de Chamaca.

Los grupos y asociaciones culturales, están ataviados con sus vestidos multicolores, trajes que están hechas de harapos, quesólo se usa en estas fechas, para jugar con talco y agua y de esta forma no hay restricciones cuando se trata de dar rienda suelta a la diversión.

Los P’inkuyllos son instrumentos que evocan el pasado de la tierra brava, con ese sonido que asemeja el viento cuando roza la paja brava en las alturaschumbivilcanas, las voces complementan con canticos que cuentan sus vivencias.

Qashway, cantar canciones para socializar y el enamoramiento haciendo sátira de su cotidianeidad. “Chuqchachayquitat’ipiyukuy, sonqoykinananchusmanachusnanan chay yachanaykipaqoqpabrazonpiqhawawaspa” (pellízcate el cabello, para que tu corazón sepa si duele o no viéndome en los brazos de otra), entonan los jóvenes que lo interpretan.

En otro espacio en la plaza de armas, en unas carpas se exhibe la comida tradicional de esta fecha, el “t’inpu”, un potaje preparado en base a una variedad de carnes, destaca el cordero, acompañado con papas, Ch’uño, Yuyo (hojas tiernas de Quinua),que en algunos casos es remplazado por las hojas tiernas de la papa, una porción de Ch’arqi (carne seca); también acompañan este plato,la hanq’a (maíz tostado)y la infaltableuchucuta (ají molido con especias), típico de esta zona.

carnaval-chumbivilcano-1

Posteriormente, llegan las comparsas de danzastípicas y es entonces cuando los asistentes empiezan a tomar interés y se aglomeran para ver a los danzantes, que visten trajes tradicionales de color blanco y negro,con frutas colgando de sus hombros, adornados con serpentina y las caras pintadas con talco,de esta forma expresan la riqueza de sus fértiles tierras.

Entre la multitud se siente la presencia del ganado, vacas, ovejas y caballos, junto a sus crías,esto indica que se dará inicio ala t’inka. Habitualmente los pobladoresejecutan esta actividad en el campo, donde pastan sus animales, esta vez lo realizaránen la plaza del distrito.

Un puñado de coca, un raqi de ajha (jarrón de chicha), algunos granos de maíz que son desperdigados en un telar, que fue tendido en un inicio, cañazo y una botella de oporto; además de la bosta del ganado (excremento seco de las reses), que sirve como incienso, están colocados en el suelo como ofrenda a la Pachamama, por todo lo brindado hasta el momento.

El “Paqo” (curandero o brujo) dirige la ceremonia e invita a cada uno de sus asistentes a realizar la t’inka. Uno a uno se acercan, las autoridades y todo aquel que quiera participar, quienes rocían la chicha en el suelo y el ganado para agradecer por la producción del año, esta actividad es conocida como “ch´allay”.

De esa forma se da atención a la Pachamama nos dicen por ahí. “La t’inka se hace con la vestimenta autóctona, por respeto. T’inkat’añoes para el ganado, ch’api para las ovejas, calacayo para los caballos, pitusiraysawasiray para los productos agrícolas, putusi para incrementar el dinero, la plata y el oro; qhapacheqa para las artesanías”, nos cuenta entusiasta un anciano, poblador del distrito.

Así es la fiesta de los carnavales, llena de tradición, una amalgama de espiritualidad y religión, que ha trascendido en el tiempo.

El carnaval es una celebración de alegría, de compartir y de encuentro con lo que da sentido a todo, nuestra identidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s